El Tiempo

Mientras que en Ecuador la institucionalidad se cimbra con violentas protestas, en Perú, el tire y afloje entre el presidente y el Congreso desestabiliza el país; en Venezuela y Nicaragua aumenta la represión de los autoritarios gobiernos, al tiempo que en México, Honduras, El Salvador y Guatemala, la creciente inseguridad acosa a la ciudadanía; en Bolivia y Argentina, las inminentes elecciones presidenciales amenazan con perpetuar el mando de los autócratas del pasado, y en Cuba la dictadura se eterniza, la corrupción sigue corroyendo las entrañas del subcontinente, añadiendo oprobio a la insatisfacción de los ciudadanos, que ven incumplidas las promesas de sus dirigentes políticos. Otra vez, en su infortunada historia, por todo el subcontinente se desborda una crisis de enormes proporciones.

En esta región, que no hace mucho se había incorporado a la tercera ola democrática mundial, menos de la mitad de la ciudadanía apoya hoy la democracia, aunque con sus honrosas y tradicionales excepciones en dos países: Uruguay y Costa Rica.

En el resto, en mayor o menor grado, cunde el desencanto, sobre todo en Brasil y México. “No en vano –escribe el analista político español Jorge Galindo en El País, refiriéndose a los dos países más poblados del continente–, ambos han elegido recientemente a presidentes dispuestos a atacar consensos e instituciones para consolidar su poder y el de los suyos”.

Es cierto, como advierte la Bertelsmann Stiftung, que el desencanto no se circunscribe solo a América Latina. La desilusión con la democracia, la economía de mercado y los gobiernos recorre el mundo entero. Y aunque el consenso en torno al modelo democrático sigue predominando en América Latina, su fuerza es cada vez menor. El estado de ánimo social es cada día más bajo, “alimentado por una creciente discrepancia entre las mayores demandas de los ciudadanos y la falta (real o percibida) de capacidad para resolver los problemas por parte de las élites políticas, cuya reputación se ha visto mermada por escándalos de corrupción en los últimos años”.

Según el Latinobarómetro 2018, el porcentaje de latinoamericanos insatisfechos con el funcionamiento de la democracia ha pasado en menos de una década del 51 al 71 por ciento.

Para Daniel Zovatto, director regional de Idea Internacional, “las instituciones políticas han quedado desfasadas. Tenemos instituciones del siglo XIX, con paradigmas del siglo XX, para gobernar sociedades complejas del siglo XXI”.

Siguiendo la misma línea de pensamiento, la secretaria ejecutiva de la Cepal, la bióloga mexicana Alicia Bárcena, plantea una pregunta fundamental: “¿Será que se están exigiendo a las democracias no solo procedimientos de participación, sino, más bien, resultados cuantificables en áreas específicas como empleo, seguridad social, educación, igualdad de género, pensiones dignas, seguridad ciudadana, trato a las minorías étnicas?”.

Sin duda. Pero también hay en juego otros factores que han contribuido enormemente al desgaste del liderazgo político en la región, como los que apunta el expresidente chileno Ricardo Lagos: “Las nuevas tecnologías cambian totalmente la forma de entender y hacer política. En el siglo XX y comienzos del XXI era vertical: habla el líder y define la línea hacia donde quiere ir, el partido toma definiciones, y la ciudadanía escucha y opina cuando hay elecciones. Hoy en día, en cambio, la política es horizontal”.

El panorama hacia el futuro no se ve prometedor porque los principales problemas de América Latina siguen sin resolverse: la dependencia de las exportaciones de materias primas, la baja productividad de los trabajadores, los altos niveles de desigualdad y la disparidad educativa continúan frenando el desarrollo económico y político de la región.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s