Por Daniel Zovatto / Foreign Affairs Latinoamérica · Volumen 18 Número 4

Latinoamérica celebra en 2018 el cuadragésimo aniversario del inicio de su tercera ola democratizadora. El proceso de transición, que comenzó en República Dominicana en 1978, se fue extendiendo por etapas sucesivas a la región andina, Centroamérica y al Cono Sur y, finalmente, a Chile y Nicaragua en 1990.

Este 2018 constituye un momento oportuno para tomarle el pulso político a la región y efectuar un balance del estado de la democracia y de la gobernabilidad en Latinoamérica, debido a que, además de la conmemoración de los 40 años de la ola democrática, América Latina celebrará elecciones presidenciales en quince de los diecinueve países de la región en el plazo de 3 años (de 2017 a 2019).

Nuestro balance se asienta en dos precisiones preliminares. La primera, la necesidad de efectuar un análisis equilibrado del proceso de democratización en la región. Un balance alejado tanto de una visión pesimista como de una mirada simplista y autocomplaciente, que muestre al mismo tiempo los avances logrados durante estos 40 años, pero también las fallas y retos que hoy enfrentan las democracias latinoamericanas.

La segunda precisión se refiere a la necesidad de tener presente la heterogeneidad estructural de Latinoamérica. La región es una, pero múltiple y diversa a la vez, ya que, como veremos, hay diferencias importantes con respecto a la calidad de las democracias en los diecinueve países que agrupa.

En nuestros días, la situación política de Latinoamérica es radicalmente diferente a la de hace tan solo 4 décadas. De un repaso histórico se desprende que, a mediados de 1970, solo en Colombia, Costa Rica y Venezuela se votaba con regularidad a las
autoridades en elecciones libres. En los demás países, sus sociedades padecían una
estructura autoritaria o dictatorial o, como en el caso de México, un sistema de partido
hegemónico.

Hoy, por el contrario, y pese a todas sus carencias y déficits, la democracia es la
forma mayoritaria de gobierno en la región. Este fenómeno resulta de tanta trascendencia
que podemos afirmar que, desde hace 40 años, Latinoamérica vive el proceso
de democratización o redemocratización (según el país) más largo, extenso y profundo
de toda su historia.

En efecto, la región puede mostrar, por primera vez, 40 años de gobiernos democráticos,
lo cual, si se considera nuestra historia, no es poca cosa. Sin embargo, la democracia
en Latinoamérica presenta una paradoja: sus avances conviven con importantes
niveles de pobreza, persisten profundas desigualdades y en muchos países las instituciones son débiles y se vive con altos niveles de corrupción y de inseguridad, todo
lo cual repercute en la calidad de la democracia y en la integridad de las elecciones.

Ver texto completo en PDF/Scribd

Cita:
Zovatto, Daniel, (2018) “Democracia y gobernabilidad en Latinoamérica”, Foreign Affairs Latinoamérica, Vol. 18: Núm. 4, pp. 2-9. Disponible en: http://www.fal.itam.mx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s